Historia
El 1º de Abril de 1943, Constantino Briones, de profesión herrero artístico de obra, adquirió a don Antonio Cunchillo Moreno la Empresa de Pompas Fúnebres de su propiedad, designándola con el nombre de “La Piedad”,

Ampliar imagen

Dicha empresa estaba ubicada en calle San Martín al 200 en San Salvador de Jujuy. Las instalaciones del inmueble, propiedad de don Alberto Pintado, contaba con una oficina, salón de exposición, deposito de carruajes, deposito de ataúdes, sanitarios, dormitorio de guardia, pequeña carpintería y caballeriza con salida a calle Bustamante, además de un depósito de forraje, accesorios, arneses y herramientas.

En la década del 40 los servicios funerarios eran rigurosos y conllevaban una serie de rituales que no podían ser ignorados en una sociedad conservadora. Los coches de duelo que acompañaban al cortejo fúnebre eran tirados por uno o dos caballos y un cochero con librea. La extensión de éste, a la par del lujo y la grandiosidad de los carruajes, hablaban de la relevancia social que había tenido la persona fallecida.

En el año 1951, la Empresa se trasladó a la calle Salta Nº 727, de propiedad de don Constantino Briones, lugar donde funcionaba la herrería de obra. En la década del 50, si bien el luto no era tan riguroso, prácticamente no se efectuaron cambios en cuanto a los velatorios y sepelios.

En el año 1960 Empresa La Piedad, iniciada por don Constantino Briones, pasó a manos de sus hijos. En una época de cambios, las estructuras de la prestación de los servicios fúnebres toma un nuevo concepto que va reemplazando a las pompas y al boato. Por entonces se concretó la socialización de los servicios fúnebres mediante el seguro de sepelio. La Empresa Briones y Cía SRL formó una nueva sociedad: “Agencia Briones” que atiende a los afiliados, brindando servicios sociales, prestaciones médicas, además de ser complementaria de la Empresa La Piedad. Esta sociedad funcionó en calle Salta Nº 723 hasta su traslado a Salta Nº 712 ocurrido en el mes de Diciembre de 1998, en un inmueble de la Agencia. En la década del 70, la Empresa instaló una sucursal en Libertador General San Martín para mejor atención a la población de la zona del ramal. En este período y en forma muy lenta, se comenzó a aceptar el cambio del lugar de los velatorios, es decir, de la tradicional casa de familia a lugares específicos conocidos como “Salas Velatorias”.

La primera en receptar el cambio fue la clase media, con posterioridad, la de menos recursos ya que esto les reducía considerablemente los gastos de luto. El hecho de no disponer la capilla ardiente en la casa familiar, los libraba de la obligación de ofrecer comida a todos los parientes y amigos que asistían al velatorio. Recordemos que esta modalidad era una de las pautas establecidas en nuestra provincia, ya que no hacerlo era considerado francamente ofensivo. En la capilla ardiente también se produjeron cambios. El Tríptico con los vitrales fue reemplazado por una cortina de terciopelo oscuro y dejaron de usarse los maceteros con plantas naturales. A comienzos de los años 70, “La Piedad” inauguró la primera sala velatoria en un local alquilado en calle Otero al 300. En la actualidad cuenta con seis salas propias

  • Dos en la ciudad de San Salvador de Jujuy para siete velatorios simultáneos
  • Dos en Libertador General San Martín para tres velatorios
  • Una en Palpalá para tres velatorios
  • Una en la ciudad de La Quiaca.


Empresa La Piedad
Arenales 1145, San Salvador de Jujuy | Nueva línea gratuita: 0800 444 5274 | www.empresalapiedad.com.ar - © Todos los derechos reservados

ARWEBTINA Servicios Web -> Diseño Web - Hosting - Programación